MEDITACIÓN : Mi mundo mágico infantil

AL ENCUENTRO DE MI NIÑA INTERIOR



Se habla mucho de cuidar a nuestro niño interior.  La verdad es que es una parte fundamental para nuestro empoderamiento y bienestar reconocer la niña que fuimos, darle su lugar y permitir que nos acompañe. Quizá dejamos atrás en nuestra infancia los momentos más puros e inocentes que hemos vivido en nuestra vida, después con la madurez y la responsabilidad que nos implica integrarnos en una sociedad que nos pide tanta racionalidad, vamos olvidando aquellos paseos al sol, los ramos de flores que recogimos de la mano de mamá, el olor a tierra húmeda, como veíamos a los nomos esconderse entre las zarzas.... ¿recuerdas? 

Es importante  volver a abrazar a nuestra niña interior para volver a darle lugar, poder, salud. Ella actúa para nosotras  como adultas como una guía de nuestros deseos más profundos, es como una brújula que nos orienta a no olvidar lo más esencial e importante No se trata de volvernos infantiles, sino de conservar la pureza de alguien que se asombra por primera vez. 

Hay muchísimas terapias y terapeutas que trabajan el tema del niño interior, yo te propongo una meditación guiada en donde podrás volver a tomar entre tus brazos a la pequeña que fuiste puedas honrarla y volver a darle lugar en tu presente. 

Para realizar esta meditación te sugiero que tomes entre tus manos una foto de cuando eras pequeñas de no más de 6 años y realices el ejercicio con la foto sobre tu corazón. Al finalizar coloca esa foto en algún lugar especial de tu casa o de tu cuarto, si dispones de un altar sería estupendo. Ponle una velita de tu gusto,las flores que te gustaban de pequeña y cualquier cosa que relaciones con tu niña, tu cuento infantil favorito, aquel peluche ..... dedicale unos días a tu niña,a reconocerla ,a abrazarla. dale de nuevo la bienvenida y dile que ya nunca más la dejarás. 


FELIZ REENCUENTRO

Con Amor Silvia












Comentarios

Entradas populares de este blog

CINTURÓN MENSTRUAL

Ofrenda tu Sangre de Vida a la Madre Tierra

EL OJO DE ODÍN